jueves, 12 de enero de 2012

LES PRESENTO A LA TÍA EDITA MARGARITA MESTANZA DUÁREZ. ES LA TÍA ABUELA DE MIS NIETOS ALEJANDRA Y JOAQUÍN y NOS SIMPATIZA MUCHO. ESTA RESEÑA VA POR ELLA.

Edita Margarita
Mestanza Juárez
Ya se fue el año viejo 2011, pero nos hemos quedado varios viejos como yo y que pretendemos sacarle el jugo al nuevecito. Les contaré que la Navidad la recibimos en nuestro hogar, siempre en familia y con mis nietos queridos que, por primera vez, no durmieron en sus cunitas. En la pequeña ciudad en la que residimos y que se llama Santa Isabel de Carabayllo, la gente está acostumbrada a "asustar" a la Virgen, a San José y al niño que nace. Todos los pirotécnicos se ponen de acuerdo para hacer estallar su cohetería y que brillen en sus cielos las luces de bengala. Hay un estallido enorme por casi 30 minutos.

Los que sufren como de costumbre son los pequeñuelos que no están acostumbrados a los estruendos y los perritos. ¡Pobrecitos! Se desesperan y hasta se destrozan las uñas buscando donde protegerse de tanta bulla. Así, aquella Noche Buena transcurrió y se fue. Una semana después vendría el Nuevo Año y allí pudimos gozar con los Castro. Mis hijos Zoila y Juán Carlos se han unido a Raúl y Mechita Castro respectivamente. A esta familia de los Castro pertenece la tía Edita Margarita Mestanza Duárez, pura alegría y sabor. Apellidos portugueses y gustos cajamarquinos, que los derrocha para alegría de todos.

Los últimos festejos de Navidad y Año Nuevo, nos dieron ocasión de alternar familiarmente y allí, desde su rinconcito de observadora, nos fue causando sorpresas y siempre contestando con una respuesta precisa e hilarante. Es la que engríe a mis nietos, tal como lo hizo con sus sobrinas las Castro-Salas. Al interior de su menuda figura, existe un gigante de carácter. Nadie puede predecir lo que hará Edita. Tiene cada ocurrencia y le gustan los caramelos y el chocolate. Generalmente estas fiestas son de su preferencia y hay que alejarla de todo lo que contenga azucar. Casi una misión imposible, porque al menor descuido se vuelve Celia Cruz.

Departiendo con mi esposa y
esperando la Navidad.
Es fanática de las películas mexicanas, aquellas de Pedro Infante y Jorge Negrete. Cada vez que en la tele encontramos una de esos viejos filmes charros, es la encatrgada de reconocer a los protagonistas. Se alegra mucho cuando ve a "Pepe el Toro", personaje que protagonizara Pedro Infante. Siempre canta en voz alta "La Verdolaga" o "Flor sin retoño", temas con los que triunfara en el disco el inmortal artista. Yo creo que hasta su dejo, muy cajamarquino por cierto, tiene que ver con su fanatismos a estas películas. Un día le quise hacer una broma y me respondió "¡Órale! ¿A poco se cree que soy de Jalisco? ¡Nogales!".

La tía Edita, es vecina nuestra en el barrio de Los Narcisos y no sólo se encarga de engreír a mis nietos. Lo hace también con "Raulín", el nieto más crecido y por supuesto con Ximenita, la creativa diseñadora juvenil, hija de "Nena", la artista del clan. Ella es Zoila Elena Castro Salas y pueden visitarla en su Facebook o en su página Web y enterarse de todo lo que expone y, especialmente, los premios que ha obtenido a nivel de los muchos concursos en los que ha participado. Cuando le fallan los modelos, por distintos motivos, es la tía Edita la que hace el esfuerzo de posar horas y horas hasta quedarse dormida.

Se lleva muy bien con Antonieta mi esposa y es "pata pata" de Juanita. Está solterita y no sabemos por qué. Todavía hay tiempo Edita. De pronto este 2012 es el año pero, ojalá no se haga realidad aquel maldito pronóstico de que se acabará el mundo. De todas maneras, hay que apurarse Edita. ¡Nunca es tarde! Me han dicho que no quiere saber nada con los limeños.¿Será cierto? Habrá que retornar al terruño y de pronto hay cenizas que remover. Mejor, algo nuevo Edita. Es cuestión de visitar los establos y allí, algún ganadero con buenos reales y hartas reses te propone matrimonio..¿Qué te parece Edita? ¡Que así sea! ¡Ya vienen los carnavales de Cajamarca! Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario