martes, 2 de octubre de 2012

EL 2 DE OCTUBRE FESTEJÓ SU CUMPLEAÑOS LA DRA. CARMEN CASTRO SALAS EN CASA Y NOS ACONSEJÓ QUE NO COMIÉRAMOS TORTA.

¡Feliz Día Carmen!
Ha sido una satisfacción y doblemente alegría, haber tenido en casa a Carmencita Castro Salas y nada menos que para celebrar su cumpleaños. Una sorpresa para nosotros que no la teníamos esperada. Eso de guiarnos sólo por el Facebook esta vez nos falló. De lo contrario ya la hubiéramos saludado desde ayer y con serenata y conjunto criollo más cajón y castañuelas. Se esmeraron en atenderla mi novia Antonieta y en complicidad con Juanita, Zoila y Raúl, su hermano y yerno mío. Carmen sonreía feliz y como siempre dándonos sus consejos cotidianos. Les recomiendo que la oigan en Radio María, un espacio dedicado en especial a las madres e hijos con problemas de hogar. Tiene mucho talento para oír las confesiones y de inmediato recetar el mejor consejo que se pueda aprovechar.

Carmencita protegiéndose del sol y con toda la
familia en un paseo campestre.
Mesa completa y con todo. Se hizo presente también mi hermanón Sergio Castro Requejo, el de Sócota en Cajamarca. Siempre sacando pecho con sus cuyes gigantes y su queso. La que faltó fue la tía Edita y era necesaria en esta reunión, porque es la primera voz para cantar el Happy Berthey. No es lo mismo con su ausencia. De todas maneras, el coro se hizo presente con las sopranos Antonieta, Juana y Zoila con los bajos Sergio, Raúl y Carlos, directamente traídos de Moscú. Sergio Castro y en honor a su hija le cantó luego "El Cilulo" y lamentó no tener a la tía Edita para bailarlo.

Sergio, Carmen y Ximena
Culminó así también el último día feriado regalado por Ollanta. Pero esto se repetirá la próxima semana. El turismo está de plácemes. Bueno. Volvamos a la reunión y les diré que Carmencita estuvo muy contenta y no veía las horas de soplar sus 15 velitas. Es la edad en la que quedó y nadie podrá sacarla de allí. Está prohibido. Muy conversadora y como siempre con su alegría innata. Una experta en la mesa y siempre controlando al papá Sergio para que cuide su diabetes. En efecto, este señor tiene un diente feroz. Aquí la vemos a Carmen con su papi, siempre a su lado para evitar haga desórdenes. Posa con ellos la nieta extrañada de Sergio, Ximenita. Por supuesto que extraña al "Checho" que dice está cada vez más crecido, porque hace natación y deporte en el colegio. Mentira. Lo ve casi a diario.

Hermosa foto del recuerdo con Marivel, Irma, la
mamá, Mechita, Carmen, Nena y la tía Edita.
Lo ideal hubiera sido tener a todas las hermanitas Castro juntas. Por ejemplo, Elenita que todo lo ve baile y es pura sonrisa. Lo mismo diré de Mary, tan alegre y con la cámara dispuesta a hacer brillar el "flash" en todo momento. Extrañamos a Irma y su galán Carlitos Garay y por supuesto a Mechita Castro, mi nuera y sus mellizos. De todas maneras hubieran estado Lucho y Juán Carlos y a un costadito disfrutando de su juego el querido "Checho". Se nos adelantaron en casa de Mary y ya vimos las fotos. Están bonitas.

Mis nietos en brazos de Sergio
y de su mamá Mechita.
No se hizo aquí y qué le vamos a hacer. Nos conformamos el pequeño grupo y estuvimos todos muy alegres festejando a la Dra. Carmencita Castro, que no deja de añorar Radio María. Justo mi hermana María Mercedes, es su oyente y no se pierde una sola de sus sesiones. Hubo emparedados, panetón, bocaditos y café a discreción y para todos. Llegada la hora de soplar las velitas, todo apagado, sin luz eléctrica y una oscuridad que daba miedo. El coro cantó como nunca. En ese momento tuve presente a mis nietos Alejandra y Joaquín que ya saben cantar el Happy Berthey y son una promesa para el canto lírico. Les gusta tararear las canciones de "La Bella Durmiente" y "Blanca Nieves" que son cantadas por voz de soprano.

Falta sólo la "Bola de Cristal"
Fue el momento de la emoción y Carmencita muy emocionada se enfrentó al reto de apagar esa ceras que representan los buenos años vividos. Notamos que Carmen pedía sus deseos con fervor y que de todas maneras se cumplirán en este nuevo año de vida. Otro que faltó fue el querido sobrino Raulín Martín, pero estuvo en la otra fiesta sorpresa. Al finalizar esta reseña, reiteramos todo lo mejor para Carmencita Castro Salas. De seguro la está siguiendo en su casa ya con la tía Edita que retornó al dulce hogar. No se puede quejar. Tuvo doble ¡Feliz Cumpleaños! Y nos despedimos observando a Carmencita cómo lee las palmas de las manos a dos asombradas amiguitas que le pidieron les pronosticara su suerte. ¿Será cierto? Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada