sábado, 4 de febrero de 2012

CON USTEDES CÉSAR OSIRIS SERVÁN ALEGRE, MI SOBRINO. ES HIJO DE MI HERMANO CÉSAR AUGUSTO Y RADICA EN SUIZA.

Veronique Portier
y César Serván A.
Empiezo este saludo con la foto de Veronique Portier y César Osiris Serván, mi sobrino que vive en la lejana Suiza. Ella es oriunda de ese país alpino y toda una belleza de mujer. Antropóloga de profesión y una profesional que nos enorgullece tenerla en nuestra familia. Aquí están los dos, recién casados en la Municipalidad de Surquillo y en una ceremonia que fue muy emotiva y que evocamos con la nostalgia de los años transcurridos. De este boda hay tres herederos: Flavien, el varón de la familia; Amelys, una belleza con todas las características de las mujeres suizas y Fiona, la más "marca Perú". Linda chiquilla que canta y le gusta el arte. Además, según su padre, con toda la chispa de los Serván. Se comunican en francés, que es el idioma que prima en la familia materna. Entienden nuestro idioma, por que el papá les habla en castellano y cuando vienen al Perú, es una facilidad para entenderse con nosotros. A Osiris, le debo haber ingresado a escribir estos blog, porque me supo guiar con paciencia en nuestros inicios. Siempre estaré agradecido a ti sobrino querido.

Fiona, papá y una
primita.
En la siguiente toma podemos apreciar a Osiris, que así conocemos de niño a César Serván Alegre, en la gélida Suiza. A su lado izquierdo está Fiona, la que ha heredado los genes de su padre y se le parece cualquier cantidad. Es la inquieta y la artista de la familia. La hemos oído cantar a través de su página de Internet y la verdad que lo hace muy bien. Estarán con nosotros en Marzo y será un placer recibirlos. Ya César Augusto, mi hermano y padre de Osi, se está preparando para recibirlos y de seguro, a modo de recordar buenos tiempos, tendremos una buena parrillada y mucho vino. Se ha creado gran espectativa en la familia peruana y no vemos la hora de tenerlos en casa. De aquel lugar tan frío por su cercanía a los Alpes, tendrán que adaptarse a la estación calorusa que nos acompaña. Lo importante es que habrá ocasión de oír mucha historia nueva.

En la Grecia colosal.
Aquí está el "andino alpino" Osiris y posando para el recuerdo cuando visitó Grecia. Ese monumental país europeo y del que siempre recordamos la música de "Zorba el Griego". Nuestro querido sobrino es un viajero incansable y ya se conoce muchos lugares de Europa y domina cada vez mejor el francés. Hace honor a su apellido Serván, que tiene raíces galas. No olvida nuestra comida peruana y se siente orgulloso de que halla conseguido un lugar de privilegio en el mundo entero. Es crítico acérrimo de ese escritor, para mala suerte peruano, que manifestó que nuestros platos eran indigestos y caían mal a la salud. Le verdad es que yo no le he dado importancia y no merece ni mencionarlo. Esperamos que Osiris nos regale su sazón con el chifa, que es su especialidad y que conoce donde adquirir los productos para que salga a pecio cómodo y "taypá" el menú.

El pequeño Osiris
Así caminaba "Osi" cuando niño. Creció en nuestra Lima querida y especialmente en el mejor barrio de los balnearios del Sur. En Surquillo tuvo todo el cariño de sus tíos queridos y de sus abuelos Barbarita y Ángel. También heredó de César Augusto, ese don de imitar gestos de la familia y que esperamos nos deleite con algunas de sus jocosas actuaciones. Quien más disfruta de la llegada de mi sobrino es Luz Alegre, su mamá. Bota la casa por la ventana cuando vuelve a recibir la visita de su querido hijo. Aquel que fuera el pequeñín que sabía mover el "cubilete", de tanto ver a los de ANSORFAP, distraerse con aquel juego. es hoy un ciudadano serio y responsable. Añora como nadie el suelo que lo vio nacer, pero ha sabido adaptarse al clima frío y a los paisajes bellos de la vieja Suiza. Cuántos buenos recuerdos tengo de él.

César y Osiris en la "redon-
da" de San Antonio.
No poseemos fotos de sus hijos los Serván Portier y es por eso que lamentamos no poderlos presentar en esta reseña. Pero, no se preocupen. Habrá una especial para ellos. Por ahora, a contentarse con Osiris de niño y vayamos de inmediato a la que sigue. Es la que corresponde a otro recuerdo de su infancia. Está bajo la vigilancia de César Augusto en la famosa "redonda" de nuestra infancia y juventud. Hoy es el Parque Tradiciones y es allí en el que quedó registrado este bello recuerdo con su padre. Qué joven está mi hermano y su sonrisa es demostración de su afecto y cariño para su hijo. Muchos campeonatos de fútbol se jugaron en ese gramado, mientras llegaba su etapa de habitarse. En la urbanización San Antonio de Miraflores, pero lugar que ningún surquillano de nuestra edad olvida, porque fue testigo de nuestras aventuras.

Los "Césares" de la familia
Para completar las vistas que dedicamos con todo cariños a los Serván de Suiza y a los del Perú, la foto de Osiris y su padre. Una de las más actuales y tomada en la última visita de nuestro sobrino a Lima. Se les nota toda la felicidad del caso. Ya muestra César Augusto las sienes blancas y la verdad que le quedan muy bien. Es el otro locutor de los Serván Meza y del que siente mucho orgullo César Osiris Serván Alegre. Mi cariñi siempre para Veronique y sus ya jóvenes hijos Flavien, Amelys y Fiona Serván Portier. Por supuesto a la familia paterna de mi sobrina suiza y que sepa que en este Perú los queremos y apreciamos mucho. Por favor Osi. Cuelga fotos de tus hijos y será otra magnífica ocasión de seguir "Servaneando". Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario