martes, 31 de julio de 2012

EL 28 DE JULIO ESTUVO SENSACIONAL EN CASA DE ZOILITA. JUGARON AL BINGO Y ANTONIETA DE SERVÁN GANÓ EL "APAGÓN". ¡QUÉ SUERTE!

Zoila y Raúl preparando los
"chicharrones".
Hacía mucho tiempo que no teníamos un reunión como la que se produjo el 28 de Julio 2012. Me levanté muy temprano y barrí mi correo, mi Facebook, etc. Es ya una obligación hacerlo a diario y no tenemos ningún motivo para postergarlo. Hubo el desayuno tradicional en la familia y me enteré que venían mis hermanos César y Luis Eduardo "Ervin". Mucho tiempo desaparecidos, pero que siempre nos comunicamos por la vía  telefónica. La otra gran novedad consistía en la presencia de los Morán Euribe. Llegaban Teresa, Isabel y Carlos Morán y su esposa Rosa. Esperábamos también a los Serván Castro y mis nietos. No fue así. Verdaderamente los extrañamos, porque ellos ponen la nota de alegría con sus infantiles ocurrencias.

Isabel Morán, Zoila y mamá.
Nos dio satisfacción de atender a la tía Edita y a Carmencita Castro Salas. Bienvenidos fueron mi cuñado Manuel Léngua y su esposa Luzmila. Desde muy temprano llegaron a mi casa. Es decir que hubo un primer tiempo. Las damas citadas estuvieron al lado de Antonieta en la sala de nuestro hogar y nuestra terraza fue invadida por los caballeros. Ese reencuentro entre César Augusto y Manuel Léngua es muy evocativo, por que ambos estudiaron su secundaria juntos en el Colegio Nacional Alfonso Ugarete. Las anécdotas no se hacen esperar y provocan intervenciones de los demás, con su correspondiente gracia y salero. Luis Eduardo, más conocido como "Ervin·, lo contempla todo y emite su seria opinión en medio de su sonrisa socarrona. Es también un buen "cheff".

Zoilita, Carlos Morán y el
tío Manuel Léngua Quiroz.
Hasta ese momento, teníamos la idea que el almuerzo se llevaría a cabo en mi hogar. Me agradó sentir la alegría de mi esposa Antonieta. Ver a sus familiares y amigos reunidos como antaño, le ocasionó una felicidad que se reflejaba en su rostro y desde el lugar en el que nos hallábamos los varones, se podía percibir el gran  regocijo de su risa. Me sentí muy feliz de este hecho. Nuevamente su voz, antes de cantante, esta vez se oía  como la de una dialogante repleta de recuerdos y buenas ocurrencias. Quizá este hecho ha sido el que nos alegró las Fiestas Patrias y proporcionó esa felicidad que extrañábamos hace tiempo. Acompañados de Carlos Morán y su querida esposa Rosita, escuchábamos como de costumbre sus ingeniosas propuestas. Está obnubilado con su proyecto de hacer caminar a su coche con hidrógeno. Más simplemente, agua.

La tía Edita, Zoila y Carmen.
Dios nos dio una recompensa a tantas preocupaciones habidas en el tiempo de su operación y sus secuelas. Hasta que llegó a las 2 de la tarde mi hija Zoila. Nos visitó a la terraza y nos dijo que nos esperaba en su hogar. Lo mismo pasó con las damas que rodeaban a Antonieta y ocurrió el breve traslado. Como bien lo sabemos en la familia, nuestra hija es vecina nuestra y tiene muy acogedora la ambientación de su casa. Hay música de fondo, en este caso peruana y un "cheff" que cada vez se acerca al título de mejor cucharón de Carabayllo. Mi yerno Raúl Castro, se encarga de prepararlo todo. Por supuesto, bajo la vigilancia de Zoilita. 

Mi cuñado Manuel y Luzmila
Es una pareja de oferentes que cada día se consagran más y más. Todo el mundo se les rinde a sus pies. Han logrado una armonía que denota la felicidad que los embarga. Saben compensar sus gustos y nosotros nos sentimos tranquilos de observarlos así. Llegó el aromático brindis de bienvenida con un aromático vino tinto y cada cual posesionado en su aparente lugar, continuó con las conversaciones germinadas en el primer tiempo de esta celebración. Juanita y Luzmila, por supuesto con el ojo y gusto de Antonieta, llegarían más tarde con una riquísima causa limeña que se agregaba al sabroso "piqueo" preparado por Raúl Castro Salas.

¡La ganadora del Pozo!
¡Tremendo Apagón!
Otros brindis y Antonieta convocó a su juego favorito que es el "bingo casero". Teresa e Isabel Morán, las hermanas de la amistad, le alegraron la tarde con sus ocurrencias. Rosa Sánchez se extasiaba del ambiente. Edita y Carmencita, escogían sus cartones. Zoilita y Juana, buscaban el sencillo para jugar. Luzmila, tenía sus esperanzas. Fueron muchos ¡Bingo" que se oyeron. La tarde avanzó y ya en horas de la noche se jugó el "Apagón". Ganadora y más feliz que nadie, mi querida Antonieta. Tiene una suerte envidiable y se la merece. Véanla en la foto adjunta cómo goza con su juego favorito. Una sonrisa la acompaña como pensando en su victoria. Fue un "pozo" envidiable y está esperando una próxima reunión para volver a ganar. Gracias amigos por habernos traído tanta alegría. ¡Gracias Zoilita y Raúl!  ¡Ha sido un 28 de Julio de Bandera! Ganaron la Amistad y la Familia. ¡Viva!  Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario