martes, 31 de julio de 2012

EL 28 DE JULIO ESTUVO SENSACIONAL EN CASA DE ZOILITA. JUGARON AL BINGO Y ANTONIETA DE SERVÁN GANÓ EL "APAGÓN". ¡QUÉ SUERTE!

Zoila y Raúl preparando los
"chicharrones".
Hacía mucho tiempo que no teníamos un reunión como la que se produjo el 28 de Julio 2012. Me levanté muy temprano y barrí mi correo, mi Facebook, etc. Es ya una obligación hacerlo a diario y no tenemos ningún motivo para postergarlo. Hubo el desayuno tradicional en la familia y me enteré que venían mis hermanos César y Luis Eduardo "Ervin". Mucho tiempo desaparecidos, pero que siempre nos comunicamos por la vía  telefónica. La otra gran novedad consistía en la presencia de los Morán Euribe. Llegaban Teresa, Isabel y Carlos Morán y su esposa Rosa. Esperábamos también a los Serván Castro y mis nietos. No fue así. Verdaderamente los extrañamos, porque ellos ponen la nota de alegría con sus infantiles ocurrencias.

Isabel Morán, Zoila y mamá.
Nos dio satisfacción de atender a la tía Edita y a Carmencita Castro Salas. Bienvenidos fueron mi cuñado Manuel Léngua y su esposa Luzmila. Desde muy temprano llegaron a mi casa. Es decir que hubo un primer tiempo. Las damas citadas estuvieron al lado de Antonieta en la sala de nuestro hogar y nuestra terraza fue invadida por los caballeros. Ese reencuentro entre César Augusto y Manuel Léngua es muy evocativo, por que ambos estudiaron su secundaria juntos en el Colegio Nacional Alfonso Ugarete. Las anécdotas no se hacen esperar y provocan intervenciones de los demás, con su correspondiente gracia y salero. Luis Eduardo, más conocido como "Ervin·, lo contempla todo y emite su seria opinión en medio de su sonrisa socarrona. Es también un buen "cheff".

Zoilita, Carlos Morán y el
tío Manuel Léngua Quiroz.
Hasta ese momento, teníamos la idea que el almuerzo se llevaría a cabo en mi hogar. Me agradó sentir la alegría de mi esposa Antonieta. Ver a sus familiares y amigos reunidos como antaño, le ocasionó una felicidad que se reflejaba en su rostro y desde el lugar en el que nos hallábamos los varones, se podía percibir el gran  regocijo de su risa. Me sentí muy feliz de este hecho. Nuevamente su voz, antes de cantante, esta vez se oía  como la de una dialogante repleta de recuerdos y buenas ocurrencias. Quizá este hecho ha sido el que nos alegró las Fiestas Patrias y proporcionó esa felicidad que extrañábamos hace tiempo. Acompañados de Carlos Morán y su querida esposa Rosita, escuchábamos como de costumbre sus ingeniosas propuestas. Está obnubilado con su proyecto de hacer caminar a su coche con hidrógeno. Más simplemente, agua.

La tía Edita, Zoila y Carmen.
Dios nos dio una recompensa a tantas preocupaciones habidas en el tiempo de su operación y sus secuelas. Hasta que llegó a las 2 de la tarde mi hija Zoila. Nos visitó a la terraza y nos dijo que nos esperaba en su hogar. Lo mismo pasó con las damas que rodeaban a Antonieta y ocurrió el breve traslado. Como bien lo sabemos en la familia, nuestra hija es vecina nuestra y tiene muy acogedora la ambientación de su casa. Hay música de fondo, en este caso peruana y un "cheff" que cada vez se acerca al título de mejor cucharón de Carabayllo. Mi yerno Raúl Castro, se encarga de prepararlo todo. Por supuesto, bajo la vigilancia de Zoilita. 

Mi cuñado Manuel y Luzmila
Es una pareja de oferentes que cada día se consagran más y más. Todo el mundo se les rinde a sus pies. Han logrado una armonía que denota la felicidad que los embarga. Saben compensar sus gustos y nosotros nos sentimos tranquilos de observarlos así. Llegó el aromático brindis de bienvenida con un aromático vino tinto y cada cual posesionado en su aparente lugar, continuó con las conversaciones germinadas en el primer tiempo de esta celebración. Juanita y Luzmila, por supuesto con el ojo y gusto de Antonieta, llegarían más tarde con una riquísima causa limeña que se agregaba al sabroso "piqueo" preparado por Raúl Castro Salas.

¡La ganadora del Pozo!
¡Tremendo Apagón!
Otros brindis y Antonieta convocó a su juego favorito que es el "bingo casero". Teresa e Isabel Morán, las hermanas de la amistad, le alegraron la tarde con sus ocurrencias. Rosa Sánchez se extasiaba del ambiente. Edita y Carmencita, escogían sus cartones. Zoilita y Juana, buscaban el sencillo para jugar. Luzmila, tenía sus esperanzas. Fueron muchos ¡Bingo" que se oyeron. La tarde avanzó y ya en horas de la noche se jugó el "Apagón". Ganadora y más feliz que nadie, mi querida Antonieta. Tiene una suerte envidiable y se la merece. Véanla en la foto adjunta cómo goza con su juego favorito. Una sonrisa la acompaña como pensando en su victoria. Fue un "pozo" envidiable y está esperando una próxima reunión para volver a ganar. Gracias amigos por habernos traído tanta alegría. ¡Gracias Zoilita y Raúl!  ¡Ha sido un 28 de Julio de Bandera! Ganaron la Amistad y la Familia. ¡Viva!  Gracias.

domingo, 29 de julio de 2012

UN ABRAZO PARA LIDIA MIRANDA VDA. DE SERVÁN. 29 DE JULIO ES SU CUMPLEAÑOS. PRECIOSA ABUELA.

Lidia Miranda
¡Feliz Cumpleaños!
Dedico esta reseña a mi querida cuñada Lidia. Mi corazón tiene sus cavidades llenas de recuerdos y nostalgias. Como dice el encabezamiento, hoy 29 de Julio de 2012, celebra un año más de vida. ¿Cuántos momentos felices existieron? ¡Muchos! Aún están en mi mente esos primeros años de su noviazgo con mi hermano Ángel y cuando cantaba con alegría su "Cervecita Blanca" y nos alegraba la reunión con la presencia de Barbarita y Ángel, nuestros padres y, todavía no abuelos. Una chica de Carhuáz y a la que eligió y supo querer con toda su carga de emociones mi inolvidable "Cholo" Ängel. (Se me salen las lágrimas).

Se conocieron en "ANAKOL", se casaron y vivieron felices en Balconcillo. Tal como lo hiciéramos después mi Gaby y yo, se juraron amor eterno, hasta que la muerte los separe, en la Iglesia del Parque Central de Miraflores y, grata coincidencia, con el mismo señor cura. Luego de la ceremonia, la cita fue festejada en medio de buena música y con la familia en pleno. Padrinos fueron Oscar Artacho y su esposa. Osquitar, hijo del gran narrador deportivo, hacía sus travesuras y se ganaba las simpatías de los concurrentes. ¡Cómo no recordar esos inolvidables momentos!

Con sus nietas Fernanda y
Barbarita.
Discúlpame cuñada que evoque estos recuerdos. Ha pasado tanto tiempo. Muchos de aquella época ya no están en este mundo. Uno de ellos, mi peluquero, mi consejero y mi verdadero incentivador para ingresar a la locución y a la música. ¡Cuánto le debo! Me prestó su flamante terno para presentarme al concurso de nuevas voces en Radio Victoria. Uno plomo y que me quedaba al guante. Teníamos la misma contextura. Buena talla y cuerpos casi idénticos. Un gran hermano que no mereció irse tan pronto. Le dio nombradía al apellido Serván, cuando laboraba en la radio en "Pregón Deportivo" con Artacho.

Hoy querida cuñada que le agregas uno más a tu existencia, me siento orgulloso de que tu vida haya sido adornada con tus hijos y tus nietos. Mechita, Angelito, Lucesita y José Carlos, mi ahijado. Ha corrido mucha agua por el río de la vida. Y de ese torrente y caudal, has sabido salir ilesa y triunfal. Al lado del "viejo" Avelino, gran amigo, rehiciste tu vida y le has dado el abuelo querido a tus nietos. Allá, en ese San Miguel al que deseo visitarte pronto, has logrado constituir tu hogar, tu resguardo y tu base para haber formado a tus hijos y darles el ejemplo de unión a mis queridos sobrinos nietos. ¡Te felicito!

¡Salud! Por uno más
de la vida.
Recuerdo esa última reunión en mi querido hogar paterno de la calle San Diego y a la que concurriste con tu hermana Nila. No tienes idea que, al verte, se me vinieron corriendo los recuerdos. Los alegres y tristes. Los que tuvieron que pasar, haciendo base sólida a nuestras vidas. Nadie de aquella ocasión se imaginaría mi nostalgia. Quedé paralizado. Tus abrazos con Gaby y Luz Alegre me hicieron soñar y volver, como el tango, a lo que jamás se ha borrado de mi mente. Te deseo querida cuñada, siempre lo mejor. Nos separa las distancias, pero estamos siempre unidos por el corazón y el pensamiento.

Quizá no haya sido lo adecuado. Porque los cumpleaños deben ser felices. Me dejo llevar mucho por mis emociones, pero debo aceptar lo que recomiendan los profesionales del comportamiento humano: hay que volver a vivir y llorar. Hace mucho bien. Con las lágrimas limpiamos el espíritu. Nos desahogamos y le damos nueva pintura a nuestros viejos edificios. ¡Te quiero, cuñadita! Olvídate de los males y sigamos en el camino que nos queda con el optimismo de algún día llegar a brazos del Señor. A reencontrarnos con los que se nos adelantaron y a gozar del Paraíso Terrenal, el eterno. ¡Felíz Cumpleaños, LIDIA! Gracias.

martes, 17 de julio de 2012

LUCHO CASTAGNOLA ESTÁ DE CUMPLEAÑOS EL 17 DE JULIO. ES NUESTRO SOBRINO CANTOR CASADO CON LUZ SERVÁN MIRANDA. ¡FELICIDADES!

Luis Castagnola
Se trata de Luis Dante Castagnola Vásquez y que nació un 17 de Julio para cantar. Todos llegamos pre destinados para algo. La vida nos señala el camino y está en nosotros seguir esa ruta hasta encontrar nuestro verdadero destino. Lo cierto es que la cigüeña cumple con su encargo y deja posar en la tierra su canastilla dorada, pero antes, cruza muchos sitios do donde extrae facultades diversas que adornarán el futuro de su carga preciosa. De allí es que llegan futuros ingenieros, médicos, abogados, artistas y todo lo demás. La reseña que viene, va dedicada con todo afecto para mi sobrino.

Luz Amelia Serván, mi
querida sobrina.
Vamos a recurrir a la imaginación y retroceder en el tiempo y averiguar por qué lugares cruzó la cigüeña que trajo a Lucho Castagnola. Nadie conoce exactamente el sitio de donde recoge los encargos y que Dios con su grandeza infinita creó. Lo que si es cierto es que tendrá que recorrer el espacio y en ese vuelo escoger lo que distinguirá al pequeño viajero. Entonces, con su visión especial, va buscando lo que supone adornará a su  criatura y como procede de apellido italiano, baja un rato en la bella península.

Cantándole a su madre
política Lidia Miranda.
Ingresa a la Scalla de Milán en donde resuenan las voces de los más connotados tenores del mundo y aspira los tonos y característica propias de esas gargantas privilegiadas. De aquí es de donde procede la genética de Lucho, ese talento para cantar. A veces poco entendido, pero, que es lo que le gusta y lo que lo mantendrá ligado a su destino. No se trata de encontrar la mesa servida. Tendrá que buscárselas y en base a estudio y perseverancia logrará su cometido. De aquel sitio del canto, recogió la voz.

Fernanda y Barbarita
con el dueño del santo.
Y es así que aterrizó y nos dejó un simpático y rollizo bebé que hizo feliz a su familia. Nos imaginamos a la mamá feliz de sentir los lindos tonos casi musicales del llanto de su bebé. Creció y se convirtió en ciudadano y no conozco la hora ni el sitio en donde conoció a mi sobrina Lucesita. Lo cierto que nos tocó la suerte de llevar a mi sobrina al Altar. Aún recuerdo la emoción que nos embargaba de hacer ingresar a la novia a la Iglesia en donde se dirían ambos el sí eterno. No lo olvido y me parece verlo todo.

La mami de Lucho y nietas
¡Qué buena mesa!
Nos tocó hacerlos bailar el Danubio Azul y todo el correspondiente ceremonial en casa de mi querida cuñada Lidia. Allí estuvieron los abuelos y los tíos y los hermanos. Ese recuerdo es el que evoco y traigo a esta reseña como un homenaje de salutación a este singular sobrino cantor. Voz de tenor y que nos hiciera el gran regalo de cantar para Mechita Castro y Juán Carlos Serván, nuestros hijos, en aquella misa inolvidable de su ceremonia matrimonial en la Iglesia de Pueblo Libre. Muchas gracias Luchito.

¡Viene el Do de pecho!
Por ello, y ahora sumergido en estas reseñas, saludo al dueño del cumpleaños. Lo felicito porque ha sabido sacar adelante a su familia y con mi querida sobrina Luz Amelia, nos han regalado a Fernanda y a Barbarita Castagnola Serván. El abuelo Ángel Pablo, mi hermano, ya en manos de Dios, se sentirá feliz de las nietas que alegran a la abuela Lidia y a todo su entorno. A nombre de los de mi casa, toda la felicidad del mundo para Luis Dante Castagnola Vásquez. Que sigan los éxitos en el canto, muchas Misas y cualquier cantidad de fiestas. ¡Feliz Cumpleaños! Gracias. 


sábado, 14 de julio de 2012

"OSIRIS" CELEBRA SU "CUMPLE" EN EL CUARTEL GENERAL DE LOS SERVÁN MEZA EN SURQUILLO. ALLÍ ESTAREMOS EL DOMINGO 15 DE JULIO.

Osi: el dueño del santo
Debo empezar esta "servaneada" saludando hoy sábado 14 de Julio 2012, a César Osiris Serván Alegre. Mi querido sobrino que, con su familia completa y llegados de Suiza, están disfrutando de merecidas vacaciones en el Perú. El eterno "Osi", cumple un año más de vida y se lo tenía guardado. Los Serván Bernales, mi familia, los queríamos tener en casa este sábado, pero ya había un acuerdo previo con Luz Alegre, mi cuñada y madre del cumpleañero, para pasar este onomástico a su lado y en cuya casa están alojados. 

¡Cómo has crecido!
De todas maneras mi abrazo y nos daremos el gusto de volvernos a ver en San Diego. No en California. Es en "Chicago Chico", manera como se distingue al mejor distrito y barrio de Lima: Surquillo. Disculpen la gran  exageración y comprendan a este surquillano setentón que nació en él, creció en él y se formó en él. Educado en sus escuelitas fiscales y "graduado" en el emblemático Colegio Nacional "Ricardo Palma". ¡Qué manera de "chamuyar" y sacar pecho por mis raíces y por mi familia de la que siento orgullo sereno.

¡Fue un 30 de Julio feliz!
Respetamos la decisión del visitante y aceptamos la reunión de los Serván, los de nuestro entorno, para otra vez gozar del calor de esa vieja casa que levantaran con esfuerzo amoroso Barbarita y Ángel, nuestros padres, ya en el cielo. Para conocimiento de Osi, fue antaño una escuela de celebraciones cumpleañeras y con la presencia de casi toda la familia paterna y materna. Redundo, porque allí llegaban los Meza y los Serván, cada 23 de Enero y 4 de Diciembre, sus cumpleaños. Serenata, cumpleaños y "joroba. Tres días. 

¡Cómo has cambiado!
Querido sobrino. Otros tiempos, con orquesta y conjuntos criollos y andinos que con su música, incentivaban en nosotros nuestro amor al divino arte del pentagrama. Tu padre, César Augusto, bebió igual que yo, de ese manantial de celebraciones y se graduó conmigo con diplomas casi profesionales. Aprendimos de niños lo que significa recordar estas fechas natales. En ese santo hogar y lleno de recuerdos, cada visita nuestra es volver a la infancia y elevarnos en sueños de los que nunca quisiéramos despertar. Tu infancia también conoció del cariño de esos abuelos tan generosos y nobles. Allí están todavía la Tía María, el engreidor "Chocatito" y el "chef" de la familia Luis Eduardo.  Bueno, también el tío Nano con su Rosa y su legión de herederos.

Osi, Veronique y ..."?".
Te deseo lo mejor en este día y con tu Veronique, Flavian, Amelis y Fiona, sientan que aquí tienen un lugar de familia que los acogerá siempre. Hay mucho futuro todavía en tu vida y mi deseo es que lo aproveches con ese toque tan especial que le das y que se transmite a través de tus coloridas fotografías. Sabes que nuestro deseo mayor es la unión de la familia y que tus primos Juanita, Gabyta y Juán Carlos, te estiman mucho. Mis nietos Alejandra y Joaquín con mi nuera Mechita y mi yerno Raúl, te envían un fuerte abrazo. Me agrada mucho la foto de este renglón y dejo en interrogante quién es el bebé, en homenaje a tus tres hijos y a la dama, mi sobrina Veronique, que te acompaña. Es un hermoso testimonio de tu felicidad.

Gran César y su heredero.
Cuántos años han pasado desde aquella vez que quedaste plasmado en linda foto con tu padre. Fue en "la redonda", el ahora Parque Tradiciones de San Antonio y testigo de muchas de nuestras aventuras. Esos pastos conocen más de uno de nuestros secretos. Dejémoslo ahí. Este domingo 15 la cita es en nuestro barrio. Ocasión de disfrutar el reencuentro y con el entusiasmo de siempre. No seremos nosotros, los viejos, los que algún día podremos visitarte en la Suiza en la que resides. Quién sabe serán los de la guardia nueva y, de todo corazón, formulo votos para que así sea. Me siento orgulloso de ti, porque has consolidado un hogar ejemplar y que no veo las horas de abrazarlos y sentir que llevan el apellido Serván y adornado con el Portier. ¡Feliz Cumpleaños". Hasta mañana. Gracias.

Nota agregada el 31 de Julio.- Como de costumbre, la reunión fue un éxito y tuvimos la satisfacción de abrazar a esta familia que queremos tanto. Ver a Flavien, Amelys y Fiona, tan afectuosos y a Veronique y César "Osi", tan bien cargados de la serenidad y tranquilifdad que dan los años. ¡Un orgullo para nosotros! Ya están nuevamente en Suiza y les envío todo el afecto de mi familia. ¡Felicidades!

martes, 3 de julio de 2012

¡BIENVENIDOS SUIZOS-PERUANOS! YA ESTÁN EN LIMA MI SOBRINO CÉSAR OSIRIS, VERONIQUE PORTIER Y SUS HIJOS FLAVIEN, AMELIS Y FIONA. ¡QUE BONITA FAMILIA!

¡Bienvenidos!
Aquí con el abuelo César.
Ya se encuentran en nuestra capital los Serván Portier. Se trata de la familia de mi querido sobrino César Osiris Serván Alegre, que hace ya muy buenos años y con nuestros mejores augurios partió para Suiza en busca de un mejor porvenir. Y lo halló grandemente. Encontró a la dama de sus sueños y se casó con ella. Se trata de Veronique Portier, una antropóloga suiza y estudiosa de la grandeza del hombre. Encontró en nuestro sobrino el eslabón de sus deseos y, a su lado, ha formado una familia de la que me siento muy orgulloso.

Paseando en Miraflores
Hace mucho tiempo que no llegaban a Lima. Han puesto en movimiento a toda la familia y están alojados en casa de la abuela Luz Alegre. El apellido es circunstancialmente el adecuado. Porque todo es alegría. La familia completa en el Perú. Esta pareja se luce con sus hijos, tres, todos muy bien parecidos y con el apellido Serván. Flavien, el mayor está bastante crecido y es todo un caballero. Lo veo en la foto al lado de su abuelo, mi hermano César Augusto o será que este se está encogiendo. No me hagan caso, es una broma.

La pareja en Surquillo.
Amelis, igualita a su mamá. Se clonó aquí Veronique. Bienvenida sobrina y espero verte lo más pronto posible. Te doy la bienvenida a nombre de mi familia: la tía Antonieta, se está recuperando de una delicada operación y tus primos Juanita, Zoila y Juán Carlos "Pachín", sienten la misma alegría que nosotros. Ya conocerás a mis nietos Alejandra y Joaquín. Están preciosos. No me olvido de Fioma, la artista, la que sabe cantar y actuar y ha heredado nuestra chispa criolla. Igualita a su papito.

¡Amelís, Osiris y Fiona!
Es un  viaje desde los Alpes suizos a los Andes peruanos. Por allí van en altura. Han venido a conocer nuestra cultura, mejor dicho, su cultura, porque también son peruanos. Lima se ha modernizado, pero todavía sufre por lograr un nivel mejor. Poco a poco, con educación y buenos deseos, podremos igualarnos con los mejores fabricantes de chocolates del mundo. Esa es la fama y el Perú, también triene sus buenas fábricas y ricos y deliciosos chocolatines que son toda una delicia. Hay dulzura en el Perú.

Foto del recuerdo en mi hogar
Ya fueron a visitar a la abuelita María y a los otros abuelos de Surquillo. Allí habrán encontrado con más pelo blanco al tío "Chocatito" y siempre alegre y convertido en un gran "cheff" a Luis Eduardo, el pòpular "Ervin". En el mismo San Diego están Hernando y Rosa, unos esposos que se las traen con mis sobrinos que van haciendo crecer a la familia. Por supuesto que habrán encontrado más grande a Jouliette, la nieta que alegra a los patriarcas Serván Meza. La verdad es que ansío verlos y darles un fuerte abrazo. 

¡Qué bárbaros! Se fueron a la
playa a nadar y no tiritan de
frío. ¡Están acostumbrados!
Este miércoles me toca estar con mis nietos Alejandra y Joaquín en Lince. Es una costumbre y que me agrada en extremo. Me inyecto de su amor verdadero y siento que vuelvo a nacer. No hay nada más hermoso que ser abuelo. Por eso, siento alegría por mi hermano César Augusto. Ya tiene a sus nietos en nuestra casa y sabrá aprovechar de su estadía con ellos. Yo también los quiero y no has distancias que impidan que mi cariño vaya hacia ellos. ¡Muchas felicidades mi querida familia de Suiza! Lo que no puedo creer es que se fueron a la playa en pleno frío invernal de Lima. Es que están acostumbrados al hielo de los Alpes. Los amo. Gracias.