sábado, 2 de junio de 2012

MI SOBRINA ELIZABETH SERVÁN ESTÁ EN LIMA CON SU QUERIDO ESPOSO WIllIAM MAGRI. ¡BIENVENIDOS!

Elizabeth Serván
Ha sido una sorpresa agradable para los Serván, es decir mi familia y hermanos, el saber que está en Lima nuestra querida sobrina Elizabeth Serván, hija de quien fuera mi primo Edgardo Serván Rey de Castro. Es como volver a los viejos tiempos de nuestra infancia y juventud. Épocas que recibíamos la visita del tío Rigoberto y su familia entera, en aquel tiempo formada de Matilde Rey de Castro, su esposa, y sus hijos César, Edgardo y Luis, lamentablemente todos ya en el más allá. Así es el destino, pero que recobra un nuevo giro con la presencia de mi bella sobrina.

Sus hijos Ernesto y Jaime
Hemos tenido la inmensa satisfacción de haberla visto el 29 de Mayo en el concierto de nuestra amiga Sabrina Niemeyer de Miranda, que presentó un lindo espectáculo musical en el ICPNA de Miraflores. Fue en los momentos previos y antes de ingresar al auditorio, que nos saludamos por primera vez y que, sin haber tenido la dicha de conocernos personalmente, nos dio la impresión de un reencuentro añorado. Yo lo sentí así. Elizabeth Serván, se ha ganado el cariño de todos a través del maravilloso Facebook. Siempre está presente con sus fotos y novedades y allí nos conectamos con ella.

Mi primo Edgardo Serván
Rey de Castro
Hicimos evocaciones de nuestros primos. Intervino aquí William Magri, su esposo, que tuvo frases muy halagüeñas sobre ellos. Recordaba a Edgardo con mucho aprecio y sabía de todas las simpatías que solía conquistar el famoso César Serván Rey de Castro. Me consta, porque en este mi vivir en más de 70 años de existencia, siempre su apellido fue anexado al mío y todo lo que escuchaba sobre él, era casi siempre un halago. Dueño de una personalidad y alegría contagiantes. En Argentina, donde residió casi toda su vida, los conceptos sobre mi primo fueron muy halagadores.

¡Bienvenida sobrina!
Las fotos a través de las cuales conocí a Elizabeth, son un fiel reflejo de su personalidad. Muy sencilla y alegre. Me brindó su cariño de sobrina como nadie. Estuvimos juntos y al lado de William en aquel lugar reservado a nosotros en el auditorio. Fue allí que conoció a mis hijos Zoila Gabriela y Juán Carlos Serván Bernales y se dieron un fuerte abrazo, como muestra del cariño que ha sabido conquistar entre nosotros. ¡Eres una fuera de serie, querida sobrina! El tiempo fue demasiado corto para disfrutar de tu presencia en Lima y, ojalá, tengamos nueva ocasión de volvernos a ver.

William, mi nuevo sobrino
Elizabet Serván radica en los Estados Unidos y viene a visitar a su familia peruana. Nos consideramos en ese nivel y le deseamos toda clase de felicidades en su estadía. Lo logra fácilmente con su carácter y es un ángel de Dios. Quiero decirles que William Magri, es un hombre encantador. Son tal para cual. Haberlo escuchado hablar de sus experiencias con mis primos, es como volver a verlos visto. Un gran encuentro y en un escenario que parece lo adecuaron para nosotros. Quedaron encantados con Sabrina y su música del Brasil.

Yo y mis sobrinos ¡muy felices!
Ha pasado mucho tiempo que conocí también a tu abuela Matilde Rey de Castro  y has heredado de ella su gran simpatía. El General Rigoberto Serván Castañeda, primo hermano de mi padre, supo elegir hermosas damas como esposas. Su segundo compromiso fue con Dorita Rocha y desde aquí un abrazo también para esos primos y hago votos por conocerlos. Trataremos de ubicar las viejas fotos que existen en nuestra casa paterna y las publicaremos, si fuera posible. ¡Bienvenida Elizabeth! Estás en tu casa y quiero que tus hijos sientan mi orgullo de tenerte como sobrina predilecta. Espero que mis otras sobrinas no se pongan celosas. Ya tengo a mi novia en casa y la calma ha llegado a mi espíritu. Abrazos y besos para ti. Cuando retornes a los Estados Unidos, dile a Ernesto y Jaime que en el Perú tienen una familia que los estima mucho. Gracias.