martes, 17 de septiembre de 2013

"MIRTHA NAVARRO LAVALLE". LA AMIGA DE MIS NIETOS Y QUE NOS REGALA SU AMISTAD Y ALEGRÍA EN LINCE.

Mirtha Navarro
Le dedico estas líneas a mi amiga Mirtha Navarro Lavalle, la encantadora dama que solemos ver en nuestras visitas a Lince a casa de mis nietos Alejandra y Joaquín. Siempre nos regala su cariñoso y afectivo saludo y nos invita a que los pequeños Serván Castro disfruten del acogedor ambiente del condominio. Nacida, según sus propias palabras, en el barrio más popular y querido de nuestra Lima: La Victoria. En la calle Manco Cápac y muy cerca a donde fue nuestro primer hogar, en la cuadra 9, allá por el año de 1958 y recién casados. Dejamos grandes amistades y aprovechamos en citar a Vicenzo Sposito Pacalle y su esposa Anita Marcello, con quienes disfrutamos de la música italiana a plenitud. ¿Qué será de Esteban Bosco Mario, su hijo? Viajó a los Estados Unidos y dejó de escribirnos. Un saludo para ellos.

Acogedora con Ale y Joaquín
Volvamos a Mirtha. Cada vez que la ven, mis nietos saltan de alegría, porque encuentran en ella su natural afecto. Y les permite ingresen a su cálido hogar y allí permanecen buen rato, mientras que este abuelo se da un pequeño descanso. Señora de su hogar y que deja su carismática herencia en Andrea Lértora Navarro, su hija, una profesional de la psicología y que también muestra las mismas simpatías de su mamá. Lo decimos con gran sinceridad. Nos agrada compartir palabras con nuestros vecinos y así seguiremos por siempre.

Joaquín y Ale felices con Mirtha
Nos imaginamos a Mirtha en su niñez y en ese barrio que estuvo ligado a nosotros y desde mucho tiempo atrás. En la misma avenida Manco Cápac y cerca al que fuera el cine Odeón, vivía nuestro tío Leopoldo Cueva. Mi madre tenía predilección por ir a esa casa donde existían un piano y una guitarra y cada vez que los visitábamos escuchábamos el vals "Luzbel en Coloquios" que tocaba nuestro tío. Épocas del "Taormina" en la Plaza del mismo nombre y que posiblemente allí saboreaba sus ricos helados nuestra amiga Mirtha. Mírenla en la foto como observa a mi nieto Joaquín, que está lleno de contento, mientras Ale se entretiene con alguna curiosidad que nuestra amiga ha puesto en sus manitos.

Un saludo de Mirtha
Conversando con ella le manifesté que tuve dos grandes amigos, hermanos ellos, que vivieron y crecieron como nosotros en Surquillo: los hermanos Jorge y Carlos Garagay, hijos de una mamá como ella, buena y querendona. El primero fallecido trágicamente en un paseo juvenil y Carlitos, muy alegre y buen futbolista y que también se nos fue años después. Siempre están en micorazón. En Manco Cápac también alternábamos con la gente del Alianza Lima, cuyo local estaba situado justo en la novena cuadra y era ocasión de charlar largo y tendido con Cornelio Heredia y Teódulo Legario, figuras cumbres de los "Intimos de la Victoria" en tiempos de Lolo Fernández, ídolo de la "U". A la derecha se muestra Mirtha sorprendida por nuestro lente y se la ve encantadora y dándonos un saludo. 

Contenta al lado de mis nietos
Como no agradecerle su amistad si cada vez que nos encontramos siempre hay un momento para entender a este abuelo chocho. Nos incentiva a que los tenga en ese gran patio y ahora último remodelado y en el que Alejandra y Joaquín dan rienda suelta a su efervescencia infantil. Los dos niños, apenas la ven salen a su encuentro y se toman la libertad de invadir su hogar. Trato de aquietarlos, pero la acogedora amiga de esta reseña nos lo impide. "Deje que se diviertan. Los niños necesitan correr y quemar sus energías". Y este abuelo se deja llevar por el consejo y ruega que esa gran vecindad de la calle Carcilaso de la Vega no se aturda con tanto alboroto.

Gracias Mirtha por tu bondad
Le prometimos hacer un comentario en este blog "Servaneando" y lo estamos cumpliendo con gran simpatía por esta dama que nos distingue con su generosa amistad. Allí la tienen. Entretenida con mis adorados nietos y al calor de su hogar. Un saludo especial a Andrea Lértora y otro a su familia en general. Las puertas de nuestro corazón están siempre abiertas para recibirlas. Con Mirtha Navarro Lavalle conversamos el mismo idioma: el de la armonía. Aquel que une y no contempla divisiones por clases sociales y tiene el respaldo del Creador Supremo del Universo. Porque fuimos creados para convivir en paz y servirnos los unos a los otros. Gracias amiga por mostrarnos tanta bondad y que tengamos muchos años más de vida para disfrutarla. Gracias.



martes, 10 de septiembre de 2013

MARIA MERCEDES SERVAN MEZA ESTA DE MANTEL LARGO. 11 DE SETIEMBRE ES SU CUMPLEAÑOS EN SURQUILLO.

María Mercedes
El 11 de Setiembre es fecha grande en la familia Serván Meza. Se recuerda y celebra un año más de estar con nosotros a María Mercedes, la hermana mayor del clan y que esperamos sea un día glorioso. Cuando estábamos completos, es decir con nuestros padres y Ángel Pablo, éramos nueve y los cumpleaños obligados a celebrar eran los de mamá, papá y, por supuesto, el de María. Unos bailes de amanecida y nosotros dándole cuerda al Pick Up y su discos de 78, aquellos llamados de carbón y que había que cuidarlos no se golpearan, porque se rompían y quedaban hechos añicos. Esto si es que no nos obsequiaban la orquesta y generalmente por nuestros tíos y familiares amantes de celebrar la jarana a todo dar. Definitivamente otros tiempos. Lo importante es saludar a nuestra hermana mayor en fecha tan significativa.

Barbarita, Ángel y María Mercedes.
Fue en esas fiestas donde aprendimos a querer a la música y nos convertíamos en un trompito bailarín que se plegaba al conjunto musical, como presagiando un futuro similar. No nos imaginábamos que en nuestra vida futura, nos convertiríamos en "El Hombre del Acordeón y su Conjunto". Lo que hoy se comenta como histórico, lo vivimos nosotros y supimos de la serenata, el cumpleaños, "la joroba y el anda vete". Tres días que pasaban volando entre buena comida y gran alegría. El trío que posa en la foto y conformado por nuestra Barbarita, el Tte. G.C. Ángel Serván y "Mechita", como la llamaban sus amigas, se daba el gran gusto. ¡Cómo le agradaba a nuestra madre preparar banquete para todo el familión y las amistades. No faltaban los arrastres y la gran casa se llenaba al tope. Verdaderamente que éramos felices y es evocar tiempos que no volverán. Costumbre antañera en todas las familias pudientes o no. Todo eso acabó y hay que amoldarse a lo nuevo.

Posando en nuestro jardín.
Recordemos a los padrinos de mi hermana. La familia Guizado Jol con Doña Hermelinda y Don Leoncio seguidos de sus hijos Jorge, Carmen y Elena. No faltaban Mercedes Ruiz, su hermana Cruz y refuerzos que traía para hacer más alegre la fiesta. Mi hermana en su fecha contaba con la presencia de Albina y Blanca Huertas, amigas de la infancia. Otra era Olguita y por supuesto las hermanitas Zuranich, especialmente María Jesús que bailaba toda la noche. Nombro a este grupo para no cansarnos de leer tantos nombres de amistades que ya no están en este mundo.

Hermosa foto recordatoria 
Motivo también el 11 de Setiembre para comentar su vocación de servir a nuestra religión y que se vio frustrada por su salud delicada. De ninguna manera se alejó de Dios. Se convirtió en una dedicada y ferviente Hija de María y en la Iglesia de San Vicente de Paul logró esos anhelos. Colaborando en extremo y dedicando muchas horas a la oración por los enfermos y los necesitados. Generalmente en los últimos tiempos nuestro hogar en su fecha natal, es una demostración de cariño y respeto de parte de su inmenso clan de amigas, todas conformantes de las "Hijas de María". Se dan cita disciplinadamente y la alegran con su presencia. Hemos tenido ocasión de compartir con ellas sus oraciones y esperamos que este 11 volvamos a verlas. Menciono también a la familia Rizo Patrón y en especial a Paul, por tenerla presente siempre. Muy agradecido por ello.

María y su gran pastor.
Aquí posa con el padre que se nos ha ido su nombre, pero prometemos recordarlo en cuanto tengamos contacto con nuestra hermana a la que visitaremos de todas maneras. Es parte de nuestra obligación familiar. Hoy nos acompaña Juanita al almuerzo conmemorativo y  que lo hace en representación de sus hermanos Zoilita y Juán Carlos que están en el trabajo diario. Nuestros nietos Alejandra y Joaquín se divierten mucho en nuestra casona surquillana y especialmente cuando el "tío Chocatito" los entretiene con su dotación de juguetes de la familia. La cita es temprana y ya nada hay que refleje aquellos tiempos que se fueron para no volver. Los años que llevamos a cuestas pesan y ya no es lo mismo. Lo que si está latente, es el inmenso cariño familiar.

¡Feliz Cumpleaños!
Sólo nos queda pedirle a Dios vele por su salud. Hoy en esta reseña nos hemos dado el gusto de volver al pasado con esta fotos extraídas de su álbum personal. Hay muchas y mejores, pero se presentaron problemas y tenemos que conformarnos con las que aprecian. María parece decirnos que está contenta con este recuerdo y esperamos que así sea. Vendrán los sobrinos y estaremos Sócrates, César Augusto, Luis Eduardo, Hernando y quien realiza esta reseña, acompañándola como todos los años. La familia Serván Meza sigue unida y desde el cielo, como antaño, canta Gaby para ti su mejor canción. ¡Viva el 11 de Setiembre! Es el cumpleaños de María Mercedes Serván Meza y justo en la medianoche termino este saludo a modo de serenata. Gracias.