jueves, 18 de abril de 2013

EL PROFESOR HERNANDO SERVÁN MEZA, CUMPLE AÑOS EL 18 DE ABRIL. GRAN CELEBRACIÓN EN NUESTRO SAN DIEGO QUERIDO. EL "CONCHITO" DE LA DINASTÍA.

Hernando Serván
Nuestros queridos padres nos hicieron conocer las experiencias más gratas de la vida. Entre ambos construyeron un hogar y al que me siento dichoso de pertenecer con todas sus remembranzas y que vamos dejándolas en "Servaneando", el blog que nos permite hoy saludar al menor de la dinastía Serván Meza que hoy cumple un año más de feliz existencia: Hernando. Optó por la carrera de la educación y nos dio el orgullo de ejercer la docencia en el Colegio Nacional de Nuestra Señora de Guadalupe, antaño, con el  Alfonso Ugarte, los centros educativos de mayor preferencia por la muchachada de ayer. En efecto. Esta tradición dejó de existir en 1950, cuando el General Manuel Arturo Odría nos regaló las Grandes Unidades Escolares, oportunidad maravillosa que revolucionó nuestra educación, por que en  sus aulas encontramos una manera distinta de enseñanza y de las que han egresado profesionales que, ayer y hoy, vienen contribuyendo al desarrollo del país. 

Carlos, César, Luis Eduardo y Her-
nando con el uniforme escolar.
No dejaremos de citar al ahora Colegio Nacional "Ricardo Palma" y en el que hallamos las que han sido nuestras profesiones: la de comunicador social y la de músico. Y podríamos agregar en este presente, la de "bloguero". En la foto de la derecha estamos los cuatro hermanos con el clásico uniforme "Texoro". Tanto César, "Erwin" y Hernando, estudiaron en el "Alfonso Ugarte". Pero dediquémonos al "dueño del santo". Él y Luis Eduardo conformaron esa pareja de niños que nos permitió conocer el "cambiar pañales" a temprana edad. Llegábamos del colegio y se hizo costumbre, por así autorizarlo Barbarita, nuestra madre, el brindarle esta ayuda. Nos marcó para siempre. Los tres mayores, María, Ángel y Sócrates estaban ausentes porque estudiaban en Lima. Ya teníamos 10 años de edad y podíamos brindar esta pequeña ayuda al retornar a casa. Es algo que jamás olvido y que me hizo sentir verdadero cariño por este par de queridos hermanos.

El profesor del Gudalupe.
Hay que ser justos con alguien que siempre está presente en nuestros recuerdos. Ángel Pablo, el que aprendió a "cortar el pelo" y que reemplazaba a nuestro padre que, por esos tiempos, cumplía con su digna profesión de policía. El Comisario Teniente Serván, se ausentaba cuando tenía servicio, pero siempre se daba "su vuelta" por casa. Lo transportaban en una moto que tenía un pequeño lugar adicional y en el que iba el gran jefe. Cada vez que vemos las películas de guerra y en especial a los nazis, nos acordamos de nuestro querido viejo. Hacía su ronda como buen vigilante policial. Aquí observamos a Hernando, teniendo de fondo la fachada del colegio "Guadalupe" y en donde estudiaron Angel Pablo y Sócrates.

Hernando, alegre y juvenil.
Hernando es el más productivo de nuestra generación. Tiene cinco hijos varones y felizmente no se le ocurrió buscar a la "mujercita". Lo hubiera superado al abuelo. Nosotros fuimos siete en total y gracias a que nuestra hermana nació primero. Fueron cinco chiquillos que volvieron a llenar la casa del candor de la niñez. Allí están Pepe Lucho, Daniel, Roberto, Iván y Carlos. Tres de ellos ya lo hicieron abuelo y con su Rosa, su amada esposa, se dan la inmensa tarea de apoyarlos. La nieta Juliette, es quien se encarga de alegrarles la vida y de paso, matizar de niñez el panorama de los tíos abuelos. En tiempos juveniles ya mostraba signos de llegar a ser un papá prolífico y se tomaba fotos demostrando su energía y potencia. Al´lo tienen.

Con Rosita de visita en Sipán.
En esta otra fotografía posa nada menos que con Rosita Albarracín de Serván, su esposa, su "china" como él suele llamarla. Llegaron nada menos que a visitar al Señor de Sipán y lo saludaron. Se nota un lindo panorama y hace bien en darse estos paseos relajantes y conociendo nuestra cultura ancestral. De todos los demás hermanos, él, y quien escribe estas notas, somos los únicos viajeros internautas. Hernando es nuestro asiduo lector y siempre nos comunicamos a través del Facebook. Ya deben estar en Surquillo en todos los preparativos para el almuerzo especial por la fecha. Ya llegarán los nietos a poner el tono de alegría infantil al cumpleaños del abuelo querido. En tiempos de nuestros queridos padres, se tiraba la casa por la ventana y con orquestas y gran cantidad de concurrentes. Otros tiempos.

¡Feliz Cumpleaños!
Hoy cumple años nuestro querido hermano Hernando. Si no nos equivocamos está en los 69. Lindo número y el favorito de César Augusto. Hoy dejará su rutina de profesor y la tarea diaria de editar sus libros educativos y que son parte de lograr mayores ingresos económicos. Es un hombre feliz y eso nos da gusto. Siempre atento a los problemas de casa. Es el técnico, el gasfitero y también el peluquero. Te deseo hermano, un feliz cumpleaños. Allí en tu rincón con Rosa, tus hijos y nietos. Por supuesto con María Mercedes, "Chocatito", César y Luis Eduardo. Ya llegaremos a darte el abrazo. Lo hago a nombre de Gaby y nuestros hijos. ¡Feliz 18 de Abril! Que sean muchos más y siempre podamos observarte como en esta foto final. Alegre, sonriente y conversando con tus hermanos siempre en cordiales diálogos. Gracias.

   

lunes, 15 de abril de 2013

HOY 15 DE ABRIL ES CUMPLEAÑOS DE MI HIJA JUANITA. HABRÁ DE TODAS MANERAS "POLLITO A LA BRASA". ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

Juanita y Joaquín
Muy temprano nos llamó la tía María, nuestra hermana mayor, para saludar a Juanita por el día de sumpleaños. Ella salió acompañando a mi novia Antonieta a su cita en el Hospital Almenara. No me cansaré de repetir que es nuestro Angel Guardián. Nos cuida y nos presta su apoyo en todo lo que necesitamos y es el brazo derecho de su mamá. "Se quedó para vestir santos", dice el refrán y nosotros no tenemos nada de ellos. Tan pecadores como cualquiera y todavía nos podemos vestir solos. Mientras está fuera de casa, le dedicamos este saludo. En la foto está al lado de mi nieto Joaquín, su engreído, un niño dulce y encantador. Ella es para los mellizos Alejandra y Joaquín, la "Tía Juanita". Se alegra mucho cuando mis nietos y toda la familia nos visitan. ¡Viva Juanita en su cumpleaños!

Juanita, mi modelo.
Amante de la lectura y de la televisión. Le agradan las series y ciertos programas musicales. Prefiere las películas y en especial Karate Kid o las de Jackie Chang. Le atrae la música del recuerdo y tiene sus discos preferidos. Su otro hobby es la cocina. Tiene buenísima sazón, pero se abstiene de cocinar los ricos potajes, porque sus padres ancianos  nos tenemos que cuidar de las grasas y otras sabrosuras. Tuvo maestras como su madre y su abuela Zoila, la verdad, expertas en hacer mover las cucharas. La foto se la tomé en los juegos infantiles de la Unidad Vecinal Nro. 3  y en los que disfrutó de una niñez maravillosa a nuestro lado. Mi modelo fotográfica de esos tiempos.

Juanita, toda engreída.
Fue la primera en llegar a nuestro hogar en 1959 cuando su padre Luis Oswaldo Lengua Donayre se la encargó a la abuela Zoila y nosotros, recién casados y a la espera de nuestros propios hijos, la llevamos a nuestro hogar. Sún recuerdo los tremendos ojos que abrió en una Navidad, cuando Papá Noel le puso un triciclo y luego la bicicleta. Paseaba oronda por los pasajes de la Unidad Vecinal Nro. 3 y nos daba escalofríos cuando pedaleaba demasiado rápido y temíamos un accidente. A Dios gracias, nunca sucedió. Zoilita y Juán Carlos llegarían seis años después y la desubicaron del trono que ella poseyó en exclusividad durante ese largo tiempo. Por eso es que la adoramos. 

Juanita en paseo familiar.
Mis nietos Alejandra y Joaquín la quieren mucho. La tía Juanita, igualmente. Hoy empieza la nueva semana y es un gusto verla siempre feliz a pesar de tantas circunstancias adversas. Dios le dio la suficiente fortaleza para soportar lo malo y como buena creyente en Dios acepta todo con humildad y mucha benevolencia. Eso es una virtud y que pondero como padre orgulloso. Es, con mi novia querida, quien nos presta todas las atenciones en esta etapa que salimos sorteados con el "cangrejo". Vive con nosotros,

La escolar Juanita.
Le deseo lo mejor en el día de su cumpleaños. Por lo pronto empezó acompañando a su mamá al hospital, lo que nos da confianza y podemos seguir escribiendo en este maravilloso entretenimiento que nos da la computadora. Son tantas las llamadas por teléfono que se nos hace difícil terminar este saludo. Hay cualquier cantidad de encargos de sus tíos, familiares y amistades. Incluyo para despedirnos, una primera foto suya y que corresponde a su primera libreta de estudios en el colegio. Bueno, a preparar el agasajo y la verdad es que se lo merece. Un nuevo abrazo del "tecleador" para Juanita Lengua Huamaní y a esperar a sus hermanos y nuestros nietos para celebrar el nuevo año y más tarde apagar la torta. Gracias.

viernes, 5 de abril de 2013

UN 6 DE ABRIL DE 1966 NOS DEJO ANGEL PABLO SERVAN MEZA. HAN TRANSCURRIDO 47 AÑOS Y NO TE OLVIDO. UN GRAN HERMANO.

Angel Serván 
Gracias a una llamada de mi sobrina Luz, puedo escribir uno de los más penosos recuerdos de nuestra vida. Se rompía muy temprano la hermandad de los Serván Meza. Siete y número del cual se sentía orgulloso el abuelo Angel, nuestro querido viejo. El mayor de los hombres y nacido en Barranco, como María Mercedes, la mayor del clan, y el primero en ponerse una ropa de mecánico e iniciarse en el trabajo. Quería ayudar a la casa y cursaba años de secundaria en el Colegio Guadalupe, cuya chompa celeste lucía orgulloso  al lado de dos jugadores de fútbol, famosos por esos tiempos: el primo Jorge Garagate, arquero de la "U" y José Chiarella, amigo desde la Primaria  en el colegio Primavera y también excelente delantero del Deportivo Municipal. Llegaría a ser entrenador de la selección peruana. Todos muchachos del barrio de Surquillo. El y Sócrates culminaron su secundaria en el tradicional colegio nacional de la Av. Alfonso Ugarte. Angel, siempre soñó con ser locutor.

Angelito 2 años
Nos contaba nuestra madre que fue un niño tranquilo y juguetón. Le gustaba  oír la radio y manosear los delicados discos de carbón y disfrutar de la música. Muy pegado a la hermana mayor y sumamente cuidadoso de quien lo seguiría en la familia, el tío "Chocatito". Aquel Barranco del "Puente de los Suspiros", al que llegó a este mundo con mi hermana María, le tuvo gran afecto. Allí residía su madrina Hermelinda, amiga de la infancia de nuestra madre Barbarita. Fue su padrino, Don Leoncio Guizado, gran señor, el que, ligado a las Fuerza Aereas, le consiguió su primer trabajo en el Arsenal de Aeronáutica y al que, tiempo después, me recomendaría para aprovechar las vacaciones escolares. Comparamos las fotos y siempre había en aquel rostro una expresión casi sentimental. Gustaba del tango y fue un amante de los cancioneros y las revistas deportivas. Es su gran legado y que nos ha permitido ingresar con nuestras reseñas y poder recordar el maravilloso pasado.

La familia en 1937.
Las fotos nos vuelven al ayer y en esta, en la que estamos todos los cinco de aquel tiempo, año 1937, podemos apreciar a nuestra madre Barbarita. A su lado está María Mercedes y lleva en sus brazos al recién nacido César Augusto, un 20 de Mayo de aquel año. Parados estamos Sócrates, yo y Angel.  Por supuesto, el niño "bonito" con traje de marinero soy yo. ¡Qué calcetines! Todos usábamos pantalones cortos. Fue en Huaraz, cuando el Tte. Serván fue destacado a ese lugar. Cargaba con toda la familia. Habría que esperar hasta 1942 en que llegarían Luis Eduardo y posteriormente Hernando. De la misma manera y en Arequipa nació Sócrates. Es por eso que le tocó ser viajero desde niño y ser testigo de los esfuerzos de nuestros padres por mantener a la familia unida. ¡Qué bien se le ve a mi hermano con su uniforme escolar y como diciendo: "Nos espera algo mejor". Por supuesto, el teniente Serván estaba cumpliendo su día de servicio y no aparece en la foto.

Sócrates, Angel y José Carlos.
Detrás, Hernando y Erwin.
Esta otra fotografía es en 1950, cuando la familia ya estaba en San Diego 566. Posamos Sócrates, Angel y el jovencito de camisa negra, que soy yo. Atrás de nosotros se han colado Hernando y Luis Eduardo. Por esos tiempos mi querido hermano ya había aprendido los secretos de la peluqería y era el encargado de ahorrarle unos buenos soles a nuestro querido papá. Es en aquel tiempo que nos lleva a Radio "El Sol" y pasamos la prueba con el elenco de Elías Roca. Nuestro inicio en la radio. Muy generoso con sus propinas para no perdernos los capítulos de las "seriales" cinematográficas. Nos tenía fe y gracias a él, por sus datos del concurso de Radio Victoria, ingresamos a la locución y a ese mundo encantador del radioteatro. La música vendría después, en 1957, cuando me prestó la cuota inicial para adquirir mi acordeón. 

Con su padrino Artacho
El 6 de Abril de 1966 vivíamos en la Urbanización San Eugenio, Lince. Días antes lo habíamos visitado luego de su última operación. La gente de "Pregón Deportivo" con Oscar Artacho, Raúl Goyburu, Miguel de los Reyes y otros, estuvieron levantándole el ánimo. "Una raya más al tigre, no le hace". Recuerdo esta expresión, porque mi hermano tuvo varios ingresos al hospital y sometido a delicadas operaciones que supo capear con suerte. Retornaba a casa y, no se por qué, presintiendo lo peor. Muy temprano nos llegó la noticia fatal. Acudí presuroso esa mañana a ver a mi hermano al mortuorio y me sentí impotente de hacerlo volver a la vida. Le acaricié el rostro, besé sus manos y lo contemplé con mis recuerdos inundados en llanto. En esa soledad fría, alguien me consoló y me pidió tranquilidad. Lo dejé y no recuerdo como llegué a casa. Fue velado en San Diego y vi desfilar ante su ataúd a amigos como Humberto Martínez Morosini, José Lázaro Tello y sería largo enumerarlos a todos. Fue una noche con toda la gente de "Pregón" e Irma Céspedes, ya pareja de Oscar Artacho.

Los Serván Miranda
Quiero dedicarle esta reseña a sus cuatro hijos, mis queridos sobrinos María Mercedes, Luz Amelia, Angel César y José Carlos Serván, mi ahijado "Pepe Charles". Por supuesto que a mi querida cuñada Lidia y a todos los nietos de la familia. Aquí los tienen. Los fotografié un año después cuando me visitaron en Lince. Quedaron huérfanos de padre muy niños y les digo que tuvieron un padre maravilloso. Lucesita nos ha dicho que celebrarán una Misa por esos 47 años transcurridos en la Iglesia de San Miguel. Esta reseña es testimonio de un hermano que supo y pondera las virtudes y ejemplo de quien fue Angel Pablo Serván Meza, aquel locutor que se hiciera famoso en la radio con su ¡Atención, Artacho! Y seguidamente le respondía: ¡Un momentito, Serván! Y son muchos los que le recuerdan y serán muchos más los que estaremos orando por su alma, al lado de mis padres y tanta familia querida que partió a su destino final. Gracias.